Esas noches son particularmente difíciles. Acostada en la cama, con miles de hormigas caminando por las piernas, con espasmos en los dedos de los pies y la garganta que se cierra con el dolor levando en la tráquea. Lo más complicado, contó, es no sucumbir en la tentación de resolverlo dándose hasta el cansacio con el cucharón de madera en las piernas y en los brazos. A veces, insomne, lloraba pensando cuán fácil y satisfactorio le era dormirse después de.-

María Pien – Malinalli.-

10013832_10152367039784184_3762114047477068621_n

A María Pien la escuché por primera vez en el Ciclo Traspapelados en la Casa Nacional del Bicentenario. Una de esas jipadas lindas en las que siempre está involucrado Jerónimo Moretti – de quien hablaré en otra ocasión, porque tengo pendiente la reseña de su primer libro de cuentos, Contratiempo.

María Pien, decía. Su forma de moverse y de hablar y de community managear sus redes sociales (?) peca un toque de ampulosidad-muletillera-porteña-a-los-saltitos-entre-unicornios-y-arcoiris-silbando-el-arroz-con-leche PERO (un gran pero, un pero capslockeado y así, con negrita), su música es limpia, linda y honesta. Que en definitiva es lo único que importa. Así que la empecé a seguir en su página de Facebook y amé groso “La vuelta manzana”.

Malinalli es su segundo disco y forma parte del catálogo del sello de gestión colectiva Elefante en la habitación. Es nuevito -salió el 15 o 16 de abril, creo- y es sencillo, natural, franco, juguetón, poco pretencioso y en eso radica su enorme belleza. Así que, nada: háganse el favor.-

 

 

(ego)cripta recomienda: @cocalait, Foo Fighters y siete temas para iniciar la semana (14.04).-

Por obra y gracia del Espíritu de San Lenin, esta semana @cocalait pasará de visita por Buenos Aires. En honor a ella y al Santo Patrono Dave Grohl, los siete temas para iniciar la semana son:

1) All my life

2) Cold day in the sun

3) Walking after you

4) Best of you

5) Learn to Fly 

6) Everlong

7) The pretender (por supuesto :p)

¡Te quiero, @cocalait!

(ego)cripta recomienda: siete temas para iniciar la semana (07/04/2014).-

1) Nick Mulvey – Juramidam (*)

2) Matthew. E White – Steady Pace

3) The Pastels – Chech my heart

4) Foo fighters – All my life

5) Guns ‘n Roses – Estranged

6) Ashlee Simpson – LOVE (**)

7) Pink – Blow me one last kiss (***)

(*) Llegué a Nick Mulvey vía el canal de YouTube de Faceculture, una plataforma online de música y líder de mercado en Países Bajos. Es mi tema de la semana, la melodía calza justo. Para conocer un poco más de Mulvey, recomiendo visitar este link, que incluye la review de su segundo EP (“Fever to the Form”, del 2013). Ah, lo que sí: en inglés.

(**) Vengan de a uno.

(***) Vengan de a los que quieran.-

Movits!: porque se puede ser sueco y -aún así- tener onda.-

movits_maskinen

Unos posts más abajo hablaba de 3Voor12, una plataforma multimedia de VPro que me permitió conocer mucha musiquita copada. Un gente copada es Asgeir, un islandés que hace folk melódico y del cual no voy a hablar aquí (?). Lo cierto es que -y como suele suceder- el clic del clic en YouTube me permitió llegar a bandas con un estilo dansband y, de ahí, finalmente a Movits!

Movits! es una banda de Luleå, que hace una mezcla de swing y hip hop (con algunos toques de pop no reconocidos, para mi gusto) que la descose. Imaginen al Cuarteto de Nos, pero con talento de verdad y habituados al clima subártico. Cualquiera. OK, no (?).

El primer álbum de estudio es “Äppelknyckarjazz” (2008). La traducción en español (cortesía del Traductor de Google) no tiene ni pies ni cabeza. Forzando un poco el inglés y buscando referencias en otras páginas sería algo así como “Jazz For Apple Thieves” o “Music For Market Thieves“. En 2011 sacaron “Ut ur min skalle” (Fuera de mi cabeza) y en septiembre del 2013 editaron “Huvudet Bland Molnen” (La traducción te la debo).

Comento lo obvio: no tengo ni puta idea que dicen, pero son más geniales que la concha puta de tu madre.

Su canal de YouTube, acá.-

freud slumdog former boyfriends

La escena inicial me sorprende: estoy en ese pasaje -horroroso y particular- de Slumdog Millonaire en la que le queman los ojos a un pibito. Formo parte de una línea de mujeres, tendida sobre una larguísima tarima de madera.
G, ese que detesto, se dedica a vaciarle la cuenca de los ojos a la hilera de minitas, con la misma expresión ausente, desinteresada, inconsciente y divertida -si tal cosa es posible- que conocí tan bien y que llegué a temer con un miedo primitivo.
Mi turno. Me arranca los ojos. Los está por echar en el montoncito de globos oculares que tiene en un rincón. Cuando me doy por perdida, L. pesca mis ojos y me sonríe. Me promete que va a llevárselos a M. De algún modo, todo va a estar bien. Pero diviso -a través de mis ojos en las manos de L., que corre- que mi hijo espera su turno, al final de la hilera. Se me rompe el corazón. Cuchara en mano, metódico, G. avanza hacia mi hijo. Unos dedos de metal me estrujan la base de la tráquea, ahogando el grito que anticipo inút..
- Te desperté porque no parabas de llorar.

***

- Viste una de esas pesadillas horribles? En las que sabés que es un sueño, que nada es real, pero que no te queda otra que transitarlo sufriendo como una condenada? Así.
- Si.
- Es curioso como cada uno de mis ex novios se transformó en una imagen psíquica puntual. Cada vez que aparecen, puedo anticipar qué sensación voy a experimentar, independientemente de la “trama” del sueño. Cuando aparece S. sé que voy a sentir inseguridad, incertidumbre, zozobra, y un generalizado odio hacia mi misma. Cuando aparece G., me espera sufrimiento. Y, cuando aparece L…
- Ay, sí, cuando aparece L está todo bien, bla bla – dice M. con un ligero tono de sorna que no puede evitar y que se acentúa cuando le sonrío.
- No. Pensaba más en la seguridad. L. es la posibilidad del bienestar. La posibilidad de la redención.
- Si, es cierto.

(Silencio)

- Deberías escribirlo, para exorcisarlo.
- Pensaba lo mismo.

3VOOR12 – Música ♥

A 3VOOR12 llegué en Facebook a través de Salt Magazine y Flow Magazine, dos publicaciones holandesas que me gustan porque soy una pelotuda snob poco viajada que se obsesionó con ese país después de que le pagaran una semanita en Den Bosch por laburo.

3VOOR12 es una plataforma multimedia de VPro (*) de música alternativa: tiene 2 canales digitales de TV, emisoras digitales, un sitio Web + YouTubeTwitter y Facebook, un evento semanal de música en vivo y presencia en distintos festivales (Pinkpop, Noordeslag, Lowlands, etcétera).

Si bien su sitio Web está en holandés, y lo mismo su página de YouTube, Facebook y Twitter, Google Chrome permite hacer la traducción al inglés –o si no siempre está nuestro amigo fiel, Google Translator. El laburito vale la pena: encontré mucha música harto copada y jipadas lindas como Behind Closed Doors, presentaciones en ascensores y otras habitaciones pequeñitas en Países Bajos.

(*) VPRO forma parte del sistema de medios públicos holandés.

(aucun objet).-

Ante todo, soy hija de mi padre. Esta afirmación, que descolla por lo pelotuda y evidente, es la síntesis de complejas operaciones psíquicocorporales. Por herencia o crianza soy -ante todo- hija de mi padre.-

Caza de conejos – Mario Levrero.-

ImagenA Mario Levrero llegué de casualidad: compré “El lugar” -parte de “La Trilogía Involuntaria“- únicamente porque salía cinco pesos. Levrero se inscribió en el cruce justo de las variables *ganas de literatura* y *escasez de fondos*.
Para mí, fue un descubrimiento delarecontraconchadelalora. “El lugar” es, al día de hoy, una de mis novelas favoritas. Es maravillosa. No, posta. Y es el libro iniciático de un cuasifanatismo por el guasito. Tengo bocha de sus libros, hiperventilo cuando descubro alguno que no tengo, y siento amor fuerte por casi todos; exceptuando “La novela luminosa” (2005), versión papel de blog punto seguido de neurótico uruguayo. “Caza de conejos” (1973) apareció cuando necesitaba redimirlo de las horas que tuve que invertir para autoconvencerme en leer esa bosta quejosa, recurrente y con gusto a pija escasa. Confieso que lo compré por la tapa.
“Caza de conejos” es un compendio de más o menos cien microrrelatos sobre todo lo concebible imaginable decible contradecible condensable sobre la caza de conejos (¿referencia circular, much?). Algunos relatos no tienen más de tres líneas, otros varias páginas, un montón de engranajes contradictorios con personajes recurrentes y destinos y pulsiones que van cambiando a cada momento… uf, amé. Me masticó, lo mastiqué, nos masticamos, lo terminé en el trayecto Scalabrini Ortiz y Santa Fé & estación Lanús. Mi capacidad para la crítica técnica (?) se anula por completo cuando encuentro algo que me interpela del modo en que Levrero lo hace.
Un breve comentario para terminar: leí por ahí varias reseñas en contra de la edición del libro que hizo en 2012 Zorro Rojo, por considerarla presuntuosa y en contraposición con el espíritu del libro, pero no estoy para nada de acuerdo. Hay que gatillarla, OK, pero vale la pena. Al menos para mí, fan del libro-objeto-vivido.-